domingo, septiembre 09, 2007

No a las "GAMBITAS" (Mitos sobre alimentación animal I)



Una de las cosas que nos frustra sobremanera de estar estudiando veterinaria (o habiendo terminado), es que todo el mundo se acuerda de ti cuando sus mascotas están enfermas (bien, es un paso, yo doy consejos siempre que puedo, pero por imposicion de manos y sin instrumental no se puede ni diagnosticar ni curar, y la mayoría de las veces mi mejor consejo es que lo lleven a una clínica), y sin embargo, casi nadie lo hace para pedir asesoramiento a la hora de adquirir o regalar una nueva mascota.

Y es algo que sería bastante útil la mayoría de las veces, ya que se pueden corregir “de base”, antes de que animal y dueño adquieran malos hábitos de alimentación y manejo, y en muchas ocasiones permite ahorrarse una parte del desembolso económico, que puede ser reinvertida en otros elementos que realmente son más necesarios.

Mi idea es hacer una pequeña serie de post sobre los errores mas frecuentes con las mascotas mas comunes, comenzando hoy por la tortuga de Florida o tortuga de orejas rojas (Trachemys scripta elegans)

Estas tortugas acuáticas (sería mas correcto decir galápagos), tuvieron su boom de popularidad como mascotas a mediados-finales de los 80 (yo misma tuve una de pequeña). No suelo recomendarlas a nadie que me pregunte, ya que esta adorable tortuguita:

Va a transformarse en esta otra en un plazo de 5-7 años, y aún puede crecer un poco mas.

Y ¿Qué pasa con la tortuga hacinada en un acuario demasiado pequeño para ella, que apesta, (porque no os engañeis: el agua de las tortugas huele muy mal), y que, una vez pasado el entusiasmo inicial acaba arrinconada, sin que nadie la cambie las veces que debería? Pues que en el mejor de los casos se moría (si, habeis leido bien), y en el peor, acababa siendo “liberada” en el rio/lago/arroyo mas cercano.

Al ser especies muy voraces, acostumbradas a ecosistemas mas hostiles para un reptil que los que encuentran en la península, desplazan con facilidad a los galápagos autóctonos, consumen puestas de anfibios, etc, causando un verdadero daño al precario equilibrio de la fauna hidrográfica.

Y no se trata solo de individuos aislados: Hay evidencias de poblaciones creadas y reproducción en libertad, por lo que es difícil frenar este desastre…

En GREFA (Grupo para la recuperación de la fauna autóctona y su hábitat) se dedican a recoger los ejemplares que la gente ya no puede mantener en su casa, para evitar las sueltas incontroladas:

NUNCA SE DEBE SOLTAR UN ANIMAL DE COMPAÑÍA EN LA NATURALEZA.

Vista la magnitud del problema, se decidió poner trabas al comercio de la especie, para evitar en la medida de lo posible que se repitieran las sueltas. Los avispados importadores, solucionaron bien pronto esta pequeña traba, pasando a vender en lugar de la especie prohibida, la “Tortuga de orejas amarillas” (Chrisemys picta), casi indiferenciable de la anterior para el gran público.

El problema se ha reducido en parte gracias a la educación ambiental “de guerrillas” (en las clínicas, como información entre amigos, desde asignaturas en las facultades…), pero no se ha llevado a cabo ninguna campaña a nivel gubernamental, y en muchos casos continuan las sueltas incontroladas.

Pero en fin, una vez el animal está en nuestra casa, y tenemos bien claro que en ningun caso debemos soltarlo en la naturaleza, nuestra responsabilidad es que esté en las mejores condiciones posibles. Si bien es cierto que son bichos muy resistentes, no es cuestión de poner a prueba esta resistencia, comprometiendo al bienestar de la mascota.

Y vamos a hablar en primer lugar del alojamiento:

En la mayoría de los casos (mucho mas si la tortuga va a ser para un niño), el animalito suele venir acompañada de un artefacto similar al de la foto:


Con su palmerita de plástico, su rampita….algunas tienen incluso una piscina particular en la isla. Ya sin entrar en el engorro que supone cambiar el agua cada dos días, o que la tortuga no tenga espacio para nadar correctamente ¿Qué hacemos cuando el bicho mida unos 20 cm de largo por 13 de ancho?

Lo mas adecuado para cualquier reptil acuático (incluyendo este) es un acuaterrario, con una porción de agua de al menos la profundidad de la anchura de la tortuga, y una de tierra, con facil acceso para permitir el asoleamiento, y un sustrato en el que pueda enterrarse parcialmente, y desgastar sus uñas.

Un filtro en la porción acuática es una muy buena inversión, ya que reduce considerablemente la atención que debemos prestar al animal, lo que desembocará en que al final esté mas limpio. Son bastante resistentes a nuestras temperaturas, pero óptimamente deberían contar tambien con un calentador de agua para evitar que se adormilen en invierno.

Todos los reptiles (especialmente los diurnos) necesitan tomar baños de sol diarios, o bien contar con un fluorescente especial para reptiles que incluya en su espectro los rayos UVA y UVB necesarios para la correcta síntesis de vitamina D y absorción del calcio. Para mantener su efectividad este tubo debe ser cambiado cada 6 meses.

Es en el alojamiento inicial (que yo recomiendo que ya tenga en cuenta las medidas que tendrá el animal al fin de su crecimiento) donde debemos invertir mas atención y dinero . Todo el dinero que vamos a ahorrarnos en la alimentación.

Desde aquí quiero comenzar una campaña blogo-mediática que ya lleva tiempo desarrollándose en las clínicas atendidas por veterinarios responsables:

ACABEMOS DE UNA VEZ CON EL TIMO DE LAS GAMBITAS.

Las gambitas (Gammarus) son unos pequeños camarones que se comercializan liofilizados para la alimentación de las tortugas de orejas rojas (solían venir en el pack junto a la tortuguera de la palmerita). Un 90% del producto es el exoesqueleto quitinoso,(si no me creeis, aplastad uno entre los dedos) una proteina de muy bajo valor biológico, carente de aminoácidos esenciales y que no es en absoluto un alimento completo para un reptil que en el medio natural se alimenta de peces, huevas, renacuajos, larvas de insectos, algas…

¡Pero es que además de todo esto, nos saldría mas barato (a igualdad de peso) alimentar a nuestra tortuga con caviar! (y sería mas nutritivo)

Por su propia fisiología, los galápagos están adaptados a una dieta heterogenea. Mas sano para la tortuga y para nuestro bolsillo será alimentarla con:

-Pienso de gatito. Es una excelente dieta base para un monton de animales (verdad Pip?). Al principio debemos trocear los pellets para que se adapten a la boca de la tortuguita. Luego no será necesario. Hay animales que los consumen aun crujientes, nada mas echárselos, y otros esperan a que se hayan reblandecido.

-Higado de pollo. Podemos ofrecérselo cortado en trozos y mediante unas pinzas. Un complemento excelente que evita tener que suplementar la dieta con complementos vitamínicos.

-Boquerones. Para tortugas ya un poco grandecitas. Es importante dárselo entero, ya que la cabeza y la raspa tienen nutrientes muy importantes para ellas. Recomiendo dárselo en un barreño aparte de su alojamiento, pues ensucia mucho.

Además de esto, carne de pollo (ideal para emergencias), crías de raton (si nuestros escrúpulos lo permiten) alimento vivo como grillos, tenebrios, zoophobas…nunca insectos de jardín, pues pueden tener pesticidas, son una buena idea como alimentación esporádica para nuestra tortuga. El jamón de york no es adecuado: Tiene sal en concentraciones que pueden ser tóxicas para estos animales.

Y recordad: ¡¡NO a las gambitas!!

9 comentarios:

teillu dijo...

Alimentando mascotas con hígado de pollo y boquerones, mientras un tercio de la población mundial se muere literalmente de hambre...

Desde aquí, mi humilde, y polémico, consejo: recordad: NO a las mascotas!!!

:)

Ñita dijo...

Creando espacios con iluminación gradual,fuentes y arquitectura de diseño, mientras un tercio de la población mundial no tiene vivienda digna ni acceso al agua potable...

Desde aquí, mi humilde, y polémico , consejo:
Recordad: NO a la vivienda!!!

;P (demagogo)

teillu dijo...

Completamente de acuerdo, Ñita. Cojámonos las mantas y echémonos al monte, hagamos de la Naturaleza nuestro hogar, de sus bestias nuestras mascotas! Flower power! jeje No, mujer, es una postura personal, pero, ya te habré comentado alguna vez, el hecho de "tener" mascota, tener animales recluidos en una vivienda (en un zoo, si me apuras, aunque entiendo que en muchos casos sea el único hogar donde puedan perdurar -el zoo, digo-) me resulta algo triste y caprichoso, Ñita, soy de la opinión de que en este mundo ya hay un sitio para los animalitos... será que, en el fondo, soy un romántico...

Un besín!

PD: Yo no tengo mascotas, ni vivo en una casa en una urbanización, sino en un pisito de protección oficial con cuatro personitas más: mi contribución al equilibrio planetario es evidente, jeje :)

Illuminatus dijo...

Soy un enemigo de la adopción de las parejas exóticas, la verdad. Aparte de que los reptiles no son precisamente empáticos (por una cuestión biológica de desarrollo del cerebro), las aves encerradas en jaulones me parece que están sometidas a un trato bastante desagradable y que les pasa factura (a menos que tengas un loro amaestrado y lo lleves como un pirata, ¡arrrr!).

Los gatos me parece que están todavía adaptados al a vida con los humanos bastante bien y pueden cumplir con labores de control de plagas con eficiencia (los griegos y los egipcios sabían que eran ideales para controlar los graneros, ya que al contrario que los perros no se comían el grano). En cuanto a los perros, me resultan desagradables las especies poco lupinas (aunque sé que las desarrollaron como especies ratoneras adiestrables más facilmente que los gatos).

En cualquier caso, la reintroducción de animales domésticos en el entorno natural es algo que debería estar castigado legalmente por el riesgo que supone y la posesión de un animal de compañía debería estar registrada en todo caso de forma que se pudiera trazar al propietario.

Raisah dijo...

Y yo que quiero un perro pero no tengo sitio ni tiempo para cuidarle :p

Me apunto todo esto.

Sobre el tortuguero, creo que es bastante grande para ella (ahora xD), tengo un filtro y también un termostato para calentar el agua.

Y sobre las gambas no tenía ni idea, y tb me dijeron lo del jamón. Pero todo dicho del tipo de la tienda. En fin, a ver cómo me apaño :p

Caracol Asesino dijo...

Muy buen artículo, pero que sepas que la Magra hizo un trabajo sobre esto con Bengoa, así que no se entere o te pega un hipogrito huracanado.

Ah, un apunte, en el "estanque" del invernadero de la estación de Atocha hay una tortura Aligator, muy recomendada para niños que tienen la fea costumbre de hurgarse la nariz con el dedo. Supongo que mejor ahí que no en cualquier río.

DaNi dijo...

No quiero leer el post sobre los gatos... Seguro q lo q en nuestras mentes es un dulce animalito peludo y ronroneante es en realidad una máquina de perversión que trata de suplantar a la humanidad acabando primero con sus líderes, los ratones.

nach dijo...

"Una de las cosas que nos frustra sobremanera de estar estudiando veterinaria (o habiendo terminado), es que todo el mundo se acuerda de ti cuando sus mascotas están enfermas"

Curioso, a los informáticos/telecos nos pasa igual xD

PEro que conste que tu post está genial :* :)

pipistrellum dijo...

Yo he tenido tortuga y le he dado gambitas, complementada con la filosofia "a ver si le gusta".

Algunas cosas no eran muy adecuadas como el jamon o el tocino.

Entre las otras cosas que le daba estaban las moscas que pillaba y pescado. Nada vegetal, Creo que cuando lo intentaba lo rechazaba.

Una vez consegui unos gusanos gordisimo de una poda a un higuera.

Uno parecia una larva de escarabajo y el otro era gris azulado sin patas.

Con el ultimo me asuste, porque cuando llevaba un poco mas de la mitad, se paro.
Era muy grande y no estaba seguro que le entrase y le estaba costando un poco de trabajo.
Se lo fui a quitar porque me daba miedo que se ahogara, pero al acercarle los dedos, se aparto con la pata como diciendo :"Quita, que yo puedo con esto!"
Se la trago entera y se quedo tan agusto.

Tambien le di hormigas voladoras, pero solo le gustaban frescas, las que guarde en un bote las queria.
La verdad que olian un poco raro a queso.
El acido formico no se si es malo, pero en algunos sitios se hace una "limonada" de hormigas para beber.

No complementa mucho pero tal vez a alguno le interes la entrada de piensos en la wikipedia.


PD:Las tortugas son más voraces de lo que una piensa