miércoles, julio 12, 2006

Historia de la veterinaria: Prehistoria


PREHISTORIA
Los únicos indicios en los que podemos basarnos para deducir la existencia o no de cuidados veterinarios durante la prehistoria, son los hallazgos de esqueletos de animales con algún tipo de anomalía.

Aunque no lo parezca, pueden ser fuente de mucha información, ya que podemos encontrar tanto fracturas resueltas (algunas, de importancia vital, ya que por ejemplo un animal con fractura en la mandíbula es muy raro que sobreviva sin alimentación forzada) y nos marcan el límite temporal de los que podrían ser los primeros tratamientos veterinarios.

Gracias también a estos hallazgos, se ha podido constatar que en el Neolítico ya se practicaba la castración , de manera sistemática y planificada, sobre los primeros rumiantes domesticados. Estos estudios se basan en el dimorfismo sexual del esqueleto, y en las consecuencias de la castración sobre el crecimiento de los huesos, sobre todo en la apófisis cornual y el metapodium (metacarpo y metatarso).

Ya hacia el final del neolítico, se detecta la presencia del caballo como animal doméstico, y se aprecian las consecuencias en tarso, metatarso y dedos de artropatías degenerativas.
Estas lesiones, que aparecen preferentemente en patas traseras, nos hablan de caballos de tiro, pequeños de alzada y por tanto con tendencia a la sobrecarga, que recibieron tambien algun tipo de cuidado paliativo, para que la patología pudiera llegar a desarrollarse hasta ese punto.

3 comentarios:

Oyentido dijo...

Anda, esto no lo sabía, con lo que me gusta a mi la Historia. Y eso que curse Historia de la Veterianaria.
Siempre pensé que todo se inicio posteriormente, con Asirios, Mesopotámicos, Egipcios...

Teillu dijo...

De siempre, creo recordar, lo que más me fascinó de los animales fue el descubrir en ellos cuantas características pudieran hacerse asociativas o disociativas respecto a las humanas. Me rsultaba curioso ver una pose relajada de un gato, tumbado panza arriba al sol, por cuanto tenía de humano (en especial de trabajador de la construcción); y al mismo tiempo, verlos brincar por paredes imposibles para nosotros, infantes.

No es mi campo, así que agradecería, en futuros posts, a modo de sugerencia, si nos pudieras ilustrar algunos ejemplos en los que tratamientos con animales hayan derivado en mejoras en los humanos. No me refiero a cobayas, ratones, etc; sino a si existen, históricamente -he aquí el alimón de este comment- ejemplos de descubrimientos y/o tratamientos aplicados a animales que hayan servido para posteriores curas en humanos.

No pido ni ná, eh? Francamente, me sorprende que la Veterinaria arranque tan tempranamente.

Nunca me creí mucho lo de sacar información de huesos de hace ene mil años...

Pero como dijo alguien, toda Ciencia es cuestión de Fe.

Un abrazo, un besito, y que seas feliz por mis Castillas!

Ñita dijo...

De acuerdo, cojo el testigo ;) ya escribiré un post sobre eso. No obstante, por ponerte un ejemplo, la mayóría de técnicas de reproducción asistida nacieron para aumentar la producción de una granja, y no para mejorar la calidad de vida de parejas estériles...

A todos, deciros que me voy 5 dias a Valladolid, y luego 5 mas a un curso en Palencia (del que espero contaros cositas) He dejado unos cuantos post preparados, de esta nueva "serie" de Historia de la Veterinaria, que espero que os gusten...(lectura relajadita, como corresponde al verano)
Batou me va a hacer el favor de colgarmelos estos dias. No obstante, no creo que pueda leer los comentarios ni- obviamente- contestarlos. Sirva esto como disculpa de la tardanza que pudiera producirse...
Feliz verano a todos!!